Son muchas las definiciones que existen de amor, desde las
fallidas como “el amor es no tener nunca que decir lo siento” hasta las más “profesionales”
como la de Sternberg, con su pasión, intimidad y compromiso. En ciertas
cuestiones, y el amor es una de ella, tendemos a creer que las cosas son como
las hemos vivido y que el amor es “esto” o “aquello” porque “esto” o aquello” es
lo que hemos vivido. Pues bien, hoy diré lo que para mi es el amor, sin más
pretensión que compartir una reflexión, que aunque tiene mucho que ver con lo
que dicen autores como José Antonio Marina, está sustentada en reflexiones y
experiencias personales.


Desear tiene tres acepciones en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua y las tres pueden
ser significativas en las relaciones amorosas: 
  • Aspirar con vehemencia al conocimiento, posesión o disfrute
    de algo.
  • Anhelar que acontezca o deje de acontecer algún suceso.
  • Sentir apetencia sexual hacia alguien.

Como el amor no es únicamente apetencia sexual por alguien y
como aspirar o pretender la posesión no parece la mejor definición para el amor,
yo me voy a quedar con todo lo demás. Y es que el amor es un deseo, es anhelar
que acontezca un suceso
, y el suceso es estar con la otra persona.  Y es que el amor es un deseo, es aspirar a
disfrutar de algo
, y ese algo es estar con la otra persona. El deseo de estar
con el otro es fundamental en el amor. No se trata de desear estar con el otro siempre
y a todas horas. Pero si es desear estar con el otro como norma en la vida (“norma”
entendido como lo más habitual).
Los enamorados desean estar juntos, verse y compartir
situaciones y momentos. Cuando no lo están piensan en el otro y en el momento
de volver a verse, se echan de menos y disfrutan de la sensación de querer que
llegue el momento de estar juntos. Y por supuesto esto no tiene nada que ver
con que no se disfrute cuando no se está con la pareja, el deseo de estar con
el otro no es excluyente de desear y disfrutar de hacer otras cosas y compartir
la vida con otras personas.
Sin embargo hay parejas que cuando no están juntas desean
estarlo y se echan de menos, pero cuando están juntas no disfrutan de estar el
uno con el otro. Y es que el deseo de estar con el otro no se tiene que quedar solamente
cuando la pareja está separada
, sino que en las parejas enamoradas y felices
también está cuando la pareja está junta. Y ese deseo es fundamental, el deseo
de continuar con la persona que quieres, de seguir con ella, de hacer cosas con
ella, de disfrutar de su presencia.
Desear cuando se esta separado  y desear y disfrutar cuando se está con la
persona de la que estamos enamorados.