Todos los viernes introduciré una noticia que haya
encontrado en los medios de comunicación sobre el amor, las relaciones de
pareja o la psicología positiva. Y este primer viernes, traigo más un titular
que una noticia. Esta semana Elmundo.es publicaba un titular “No existen
fármacos para el amor”. La noticia es un pupurrí de informaciones diversas
basadas principalmente en las declaraciones de Stanley Schachter por una parte
y de Francisco Cabello por otra.

El titular, como no podía ser de otra manera, busca llamar la atención. Y a mí me llama la atención
que alguien pregunte si existen fármacos para el amor, para fomentar la
intimidad, la comunicación en pareja o el nivel de compromiso. Somos química,
hormonas, neurotransmisores, células, células nerviosas, somos órganos, cuerpo…
pero la suma de todo es más que cada una de las partes. Nuestras emociones,
pensamientos y comportamientos están mediados por sustancias químicas, pero
¿Qué es causa y qué efecto? ¿Qué es lo que actúa primero? ¿La mente o el
cuerpo? ¿Es más real lo que podemos ver bajo un microscopio que los
sentimientos que sólo podemos notar nosotros?

No querer suficientemente a alguien no es una enfermedad,
aquí no se habla de fármacos para combatir una patología, sino de pastillas para
amar a alguien ¿Tomarías una medicación para querer más a alguien? No sé si un
día descubrirán fármacos para el amor, pero no creo que los tomara. 

Para ver la noticia de la que hablo haz click en la imagen