Las vacaciones de navidad son un
buen momento para muchas cosas, para disfrutar de los amigos y de la familia,
para salir de fiesta, para saborear cenas y comidas especiales pero también
para quedarse en casa tranquilamente y poder disfrutar de un buen libro. Si
estas navidades vas a reservar un hueco para la lectura, seguro que has echado
un ojo  a algún libro, pero si aún no
tienes la cosa clara y no te apetece leer las memorias de Zapatero, de Aznar o
el libro de Belén Esteban, estas son mis sugerencias.

Syvia de Bejar se ha convertido
en referente en nuestro país en divulgación en sexualidad y lo ha conseguido
por derecho propio, porque sus libros son claros, pedagógicos y serios. “Deseo” es su último libro, su
autora lo define como la continuación natural de “Tu sexo es tuyo”. Al iniciar
una relación suponemos que nuestra pasión será eterna y correspondida, pero a
veces basta poco tiempo para que nuestros encuentros dejen de mover el suelo
bajo nuestros pies…  Si no solo te
interesan las posturas sexuales y te parece, como a mí, interesante y
apasionante el deseo, este es tu libro.


Además de un buen compañero y un
gran conferenciante, José Bustamante es un muy buen psicólogo y sexólogo. “¿En qué piensan los hombres? “ es un
libro necesario que se echaba en falta en las librerías: un libro sobre el
deseo y la sexualidad masculina. Bustamante comenta en la introducción como
cuando explicaba que estaba escribiendo un libro sobre sexualidad masculina era
habitual frases del tipo “¿Un libro sobre sexualidad masculina? Yo te lo
escribo en medio folio y me sobra espacio. Los hombres son muy simples”. Para
desterrar esa idea y ayudar a hombres y mujeres a entender todo este asunto
nada mejor que leer este libro.

Suele pasar que cuando los
psicólogos y psicólogas leemos libros de autoayuda nos ponemos un poco
“criticones”, especialmente con esos libros que solo nos relatan cuentos muy
bonitos pero que muchas veces no nos enseñan a cambiar y mejorar. “El mejor
lugar del mundo es aquí mismo” puede entrar en esa categoría de bonitas
historias que no nos enseñan técnicas para ser más felices. Sin embargo es uno
de mis libros favoritos. En pocas páginas nos cuenta la preciosa aventura de
Iris para darle sentido a su vida y comenzar a vivirla de verdad. Si quieres un
libro que te llene de buenas emociones y anime, esta es tu elección.

Si la psicología positiva tuviera
un padre nadie dudaría que ese padre es Martin Seligman. El que fuera
presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología cuenta como la
psicología perdió su rumbo y el encontró el suyo. Después de haber sido elegido
presidente estaba un día desbrozando el jardín mientras su hija Nikki de cinco
años iba lanzando hierbajos al aire mientras cantaba y bailaba. Como le estaba
distrayendo, y supongo que cabreando, le gritó y la niña se marcho… pero volvió
al cabo de unos minutos y le dijo que al igual que ella había dejado de llorar
por todo (antes era muy llorona), él podría dejar de ser un cascarrabias. Y a
partir de ahí Seligman nos describe los principios científicos y estudios más
importantes de la psicología positiva.


Espido Freire es una de esas
personas que parece haber nacido para escribir. Supongo que no le será fácil,
que necesitará  tiempo, investigación y
metodología antes de poder plasmar sus ideas en unas líneas. Sin embargo sus
libros no lo aparentan, son claros y fáciles de leer. En “Los malos de los
cuentos” nos describe a personas que tenemos cerca, que nos rodean, y que son
peligrosas. Y lo hace a través de los personajes de mitos, leyendas y cuentos
que todos conocemos. Vampiros que son seductores profesionales, que nos
prometen amor, diversión o éxito, o brujas que  prometen cambiar nuestro malestar
emocional  a través de sus conocimientos
y que buscan únicamente el dinero.


¿Puedo recomendar un libro que no
me haya leído? Si puedo, lo estoy haciendo. Y lo hago porque es el libro que me
quiero leer estas fiestas y quiero compartirlo con los lectores del blog. María
Villota ha sido un ejemplo de superación pero sobre todo de felicidad, suya es
la siguiente frase: “Me he dado cuenta de que para ser feliz no se necesita
demasiado, con tener salud y estar rodeada de los tuyos ya es suficiente para
disfrutar de la vida, que es un regalo”. Según el resumen del libro, María de
Villota relata en esta obra el vuelco que dio su vida tras el fatal accidente
en que perdió un ojo en el transcurso de una carrera en el verano de 2012.
Lejos de caer en el desánimo, su tenacidad y su coraje han sido más poderosos
que aquel trágico suceso.


Hace unas semanas hablaba de este
libro en el blog y es que “El arte de amargarse la vida” es un clásico de la psicología.
Además es el libro perfecto si tienes poco tiempo para leer estas fiestas, se
puede leer en unas horas o en un día, depende de lo despacio que queramos ir
asimilando todo lo que Paul Watzlawick nos cuenta. Ha pasado mucho tiempo desde
que se escribió y eso se nota cuando habla de la felicidad o cuando notas la
ausencia de la psicología positiva, sin embargo su mensaje es fundamental y
sigue en plena vigencia: ¿podemos estar rodeados de pensamientos que nos
amarguen la vida? ¿Las cosas son tan negras como a veces las vemos?
¿Alguien cree que la novela o los
relatos eróticos han nacido con Ana Steele y Christian Grey? España tiene la
suerte de contar desde hace muchos años con los premios “La Sonrisa Vertical” y
la colección que le acompaña en nombre y temática. Luis García Berlanga, Camilo
José Cela o Francisco Umbral son algunos de los autores de la Sonrisa Vertical.
Sin embargo para estas fiestas me he fijado en un título concreto: “Cuentos
eróticos de Navidad”, una selección de relatos cortos con autores como Ana
María Moix, Eduardo Mendicutti o Javier Cercas que nos enseñan lo erótica que
puede ser la navidad.