Para la mayoría de nosotros cuando llega la navidad llegan
las comidas, cenas, fiestas con la familia, con los amigos, con los compañeros
de trabajo… Que si hoy hemos quedado con esta gente, que si con los otros, mi
familia, tu familia, mis amigos de no se donde y tus amigos que solo se juntan
una vez al año. Y luego están las vacaciones de los niños, y que si me los
llevo a este sitio o por qué no vamos a este otro. A salir de fiesta, a
cocinar, a comprar regalos, a visitar a familiares… un no parar.
Está claro que las vacaciones de Navidad (para quien las
tenga) pueden ser un continuo no parar. Muchas veces el problema no está en lo
que hacemos en Navidad (descansar, estar con la gente que queremos, salir de
fiesta o dedicar tiempo a nuestro ocio favorito), el problema está en las cosas
que no hacemos durante el resto del año. Siempre, sea la época que sea, tenemos
que buscar y encontrar tiempo para estar con los amigos, la familia, para no
hacer nada o casi nada y para hacer esas cosas que más nos gustan.
Imagen de fuzzcat  (CC
BY 2.0) de Flickr
Y una de esas cosas para las que siempre necesitamos buscar
un hueco es pasar un rato con nuestra pareja a solas, quedar un día o una noche
para comer, cenar, tomar un café o dar una vuelta. Para mi una de las tareas
más bonitas e importantes de la
Navidad es celebrar las fiestas con la gente que más quieres
y que más te quiere. Sin embargo es habitual que entre tanta “obligación
social”, y especialmente en parejas con hijos pequeños, se olvide tener una celebración
navideña con la persona que hemos decidido compartir gran parte de nuestra
vida.

Así que estos son los deberes que pongo para todos los
Corazones Inteligentes que circulan por ahí y que leen este blog. Estas
navidades, igual que tienes una comida de empresa o una cena con la familia,
organiza una comida, una cena, un día, un paseo navideño con tu pareja. Y por
supuesto, si te gustan la
Navidad y lo más tradicional, que sea una celebración en pareja
donde se note que las fiestas que son, pero bueno, la decoración y el merchandising
la dejo en manos de cada uno.