Según Piers Steel procrastinación no es dejar algo para
después, muchas veces la prudencia, la paciencia o nuestras prioridades marcan
dejar algo para después. La procrastinación, un término que se ha puesto de
moda en la  última década, se refiere a
cuando dejamos para después algo  y lo
hacemos de forma irracional. Es decir, según el propio Steel, la
procrastinación se produce cundo posponemos tareas de forma voluntaria pese a
que nosotros mismos creemos que esa dilación nos perjudicará. Cuando
procrastinamos sabemos que estamos actuando en contra de lo que nos conviene.
Muchas veces la procrastinación se ha descrito en
situaciones laborales o de estudio. Un gran proyecto en nuestro trabajo, una
tarea ineludible e importante en nuestro mundo laboral o la preparación de un
examen importante, cualquier “obligación” se puede convertir en un objetivo
inalcanzable, algo que para lo que no encontramos tiempo o fuerza, siempre lo
dejamos para después. Esos pequeños pero importantes pasos para cumplir nuestra
obligación nunca llegan, nunca los realizamos, siempre hay “otra cosa” que
hacer, sea lo que sea, importante o no.
La procrastinación nos suele llevar a la ansiedad, al miedo
a enfrentarnos a lo que tenemos que hacer, a la tristeza, a una baja autoestima
o, simplemente a fracasar. Pero hoy no quiero hablar solamente de la
procrastinación en general. Hoy te pregunta si procrastinas con tu felicidad. ¿Dejas
para después todas aquellas tareas que sabes que te hacen más feliz? ¿Siempre
encuentras tiempo para cumplir con todas tus obligaciones que no te hacen feliz
pero nunca para aquellas cosas con las que más disfrutas y que mejor te sientan?

Ser feliz necesita de autoconocimiento, de prioridades y
organización. Es importante que seas consciente aquellas cosas que te hacen
felices, de las cosas que son importantes en tu vida, que te organices, que las
incluyas en tu horario diario, semanal, mensual y anual. Lo importante necesita
tiempo y no lo podemos dejar para cuando dispongamos de ese tiempo, hay que
buscarle un lugar en nuestra vida. No procrastines con las cosas más
importantes de tu vida.