Las canciones de amor son muchas
veces canciones de desamor o de amores que sufren. La literatura, la música, el
teatro o el cine nos enseñan muchas veces que el amor es amor que duele, y es
que si no duele, no es amor. Pero, ¿el
amor es sufrimiento?



El amor puede ser definido de
muchas formas, y relaciones de pareja puede haberlas muy diferentes  y con historias muy distintas unas de otras.
Sin embargo, siguiendo al Dr. Eusebio Rubio,
no creo que debamos llamar a todas las
relaciones de pareja relaciones de amor
.
El amor es deseo, es pasión, es compañía, es amistad, pero no puede estar
definido por la rabia, el resentimiento o la incomprensión. Por supuesto que en una relación de pareja puede haber malos
momentos
, pero estos no pueden ser la norma, lo que marque la relación. Hay
relaciones de dependencia, destructivas o tormentosas que no se merecen el
adjetivo de amorosas.
El amor nos hace desear y disfrutar, es un vínculo que nos
proporciona seguridad y que ayuda a ser más feliz al amante y a la persona
amada. El amor para ser amor necesita sumar
en lo positivo
,  en emociones
agradables, en situaciones que nos hagan disfrutar. Por eso cuando vivimos o
vemos a nuestro alrededor relaciones de pareja donde lo que define son la
inseguridad, la incomunicación, las peleas, los celos, el maltrato…, no debemos
llamarles amor, son otra cosa, son relaciones de sufrimiento.

Es importante llamar a las cosas
por su nombre. Si al sufrimiento le
llamamos amor
, le estaremos dando una coartada para continuar, para no
ponerle fin. Sin embargo, si al amor le
llamamos amor feliz
estaremos remarcando lo que es, un conjunto de
emociones, pensamientos y comportamientos que nos hacen disfrutar, estar bien,
llevar nuestra vida al lado positivo de lo que somos.